Sínodo 2018: Diálogo entre el Papa, los jóvenes y los mayores

Sínodo 2018: Diálogo entre el Papa, los jóvenes y los mayores

“Soñar sin vergüenza” exhortó el Pontífice

OCTUBRE 25, 2018 17:20ANNE KURIANEL SÍNODO DE LOS OBISPOS
(ZENIT – 24 octubre 2018).- En el marco del Sínodo sobre los jóvenes y la publicación del libro “Sabiduría del tiempo”, Francisco dialogó con los jóvenes y personas mayores el pasado martes, 23 de octubre de 2018, a las 16 horas, en el Instituto Augustinianum de Roma.

Respondiendo a la joven Federica, de 26 años, quien le preguntó “cómo vivir una vida feliz en un mundo donde es necesario siempre ser “mejor que los demás”, el Papa notó la primacía del “éxito personal”. En este mercado de la competencia, la apariencia, la hipocresía, ¿cómo ser feliz? Con un gesto, respondió: la mano tendida, abierta, y con “la sonrisa”.

El espíritu competitivo hace cálculos, no corre ningún riesgo, pero la maduración, por el contrario, debe ponerse en camino, para ensuciarse las manos, agregó mientras aconsejaba el “servicio” de los demás: hay más alegría en dar que en recibir.

Tony y Grace Naudi, 71 y 65 años

Una pareja maltesa, Tony y Grace Naudi, de 71 y 65 años, estaban tristes por el hecho de que sus hijos rechazaron la fe católica y le preguntaron al Papa cómo compartir su fe con sus hijos y nietos. La fe se transmite “en dialecto”, en la familia, no en el catecismo, enfatizó recomendando a los abuelos que no se sientan culpables: habéis transmitió la fe, luego los hijos avanzan, muchos “se alejan de ella, a veces inconscientemente, en medio de las ideologías modernas, pero” no perdáis la paz”.

No busquéis nunca convencer, ha recomendado el Papa, porque la fe crece por el testimonio, al contrario, debemos acompañar “en silencio”. También lamentó que los malos testigos abran las puertas a las ideologías: sacerdotes neuróticos, cristianos de doble vida, incoherencias … son “contra-testimonios” que empujan a alejarse de la fe.

Rosemary Lane, 30 años

Rosemary Lane, de 30 años, de los Estados Unidos, le preguntó al Papa qué diría “como un abuelo” a los jóvenes que quieren confiar en la vida para un futuro que esté a la altura de sus sueños. En respuesta, invitó a los jóvenes a “soñar”, a soñar “sin avergonzarse”, a defender sus sueños como ellos defienden a sus hijos, porque soñar ayuda a abrirse a los horizontes. Acepta los sueños de los mayores, instó, y persíguelos.

Fiorella Bacheranno, 83 años

Fiorella Bacherini, de 83 años, madre de tres hijos, incluido un jesuita, está preocupada por la violencia del mundo, donde el odio está creciendo. ¿Cómo afrontar este momento de la historia? Sembrando odio por los chismes, advirtió el Papa, es del mismo tipo que las guerras, es matar, matar la paz en la familia, en el barrio, en el trabajo, para hacer crecer los celos. Y citando a Einstein para señalar que la cuarta guerra mundial se hará con piedras y palos porque la tercera habrá destruido todo.

También rogó nuevamente por los migrantes, invitando a recordar la historia de Europa, hecha de migraciones donde los migrantes fueron recibidos con el corazón abierto. Debemos acoger e integrar, necesitamos este trabajo de integración, dijo nuevamente.

Martin Scorsese, 75 años

Finalmente, el director estadounidense Martin Scorsese habló con el Papa de su infancia, donde notó mucho sufrimiento en la calle y una brecha con la Iglesia: “el amor de Jesús parecía extraño a lo que vi en la calle” . ¿Cómo podemos guiar a los jóvenes, cómo puede la fe de los jóvenes sobrevivir en este mundo? preguntó.

El Papa estimó que uno no podía tener una conversación con los jóvenes sin empatía; La proximidad hace milagros, la ternura, la dulzura, puede superar los peores conflictos, dijo. Denunciando la crueldad generalizada, un camino erróneo, que mata a la comunidad, ha deseado el “don de las lágrimas” ante la violencia, porque las lágrimas son humanas y cristianas

No Comments

Post A Comment