Fiesta de Nuestra Señora de la Caridad 2019

“40 Años de la Ordenación Episcopal de Monseñor Agustín Román,

el Primer Obispo Cubano de los Estados Unidos”

 

Apreciados hermanos todos,

 

Una vez más la Virgen nos convida para celebrar su fiesta el 8 de septiembre. En el 2019 estamos conmemorando los 40 años de la Ordenación Episcopal del tan querido por todos Monseñor Agustín Aleido Román, el primer obispo cubano en los Estados Unidos y fundador de la Ermita de la Caridad, por lo que dedicaremos las celebraciones de este año a recordar y dar gracias a Dios por su legado de amor a la Virgen, a la Iglesia, a Cuba y a su pueblo.

 

La incasable labor evangelizadora de Monseñor Román y su esfuerzo pastoral continúan hoy inspirando el trabajo que se realiza en la Ermita de la Caridad. La acogida a los peregrinos, las horas dedicadas al sacramento de la reconciliación, las celebraciones eucarísticas diarias, la catequesis para adultos, las obras de misericordia de las Hijas de la Caridad, la oración por la paz del mundo y la libertad de Cuba, en fin, todo el trabajo evangelizador que realiza el santuario como parte de su misión, hacen de la Ermita un “lugar genuino de evangelización donde, desde el primer anuncio hasta la celebración de los sagrados misterios, se manifiesta la acción poderosa con que actúa la misericordia de Dios en la vida de las personas(Francisco, 2017[1]).

 

Monseñor Román tuvo la clara visión del alcance que podría llegar a tener la fervorosa devoción de los cubanos a su patrona, por eso nos dijo: “La devoción a la Virgen de la Caridad ya no es solamente para cubanos, sino que los cubanos la celebran en todas partes del mundo y ya está el contagio de las cosas buenas…creo que se va extendiendo a través del mundo y creo que el exilio ha contribuido mucho. Dios ha sacado de un mal, un bien” (Estorino, 2019; 595[2]). Somos nosotros hoy, los hijos de la virgen de este lugar y de este tiempo, los encargados de mantener viva esta devoción a nuestra Madre Celestial, y que mejor manera que compartiendo juntos las festividades en su honor.

 

Como ya es tradición, el centro de las celebraciones será la Santa Misa del domingo 8 de septiembre en el Watsco Center de la Universidad de Miami, en el 1245 Dauer Dr, Coral Gables, FL 33146, a las 8 de la noche, cuyas puertas abrirán desde las 5 de la tarde. El Señor Arzobispo, su Excelencia Reverendísima Monseñor Thomas Wenski, nos invita una vez más a unirnos en oración y celebrar, como solo Ella merece, la Fiesta de nuestra Reina y Madre, la Santísima Virgen de la Caridad.

Los espero a todos para celebrar juntos el amor común por nuestra madre y la vida de Monseñor Román, “El Félix Varela de nuestros tiempos” (Wenski, 2012[3]).

Les bendigo de todo corazón,

 

Padre Fernando Heria

Rector

[1] SS Francisco (2017, Abril 1). Carta apostólica del Santo Padre en forma motu proprio “Sanctuarium in Ecclesia”. Ciudad del Vaticano.

[2] Estorino, J. (2019). Biografía de un hombre de Dios. Miami, FL: Ediciones Universal.

[3] Wenski, T. (2012, Abril 14). Homilía predicada en la misa por el alma de Mons. Agustín Román en la Catedral de St. Mary, Miami.

Novena a Nuestra Señora de la Caridad

del 30 de Agosto al 7 de Septiembre

*Las misas para cada día de la novena serán a las 8:00 PM,

excepto el Domingo que será a las 3:00 PM.

Oración para Todos los Días

Acuérdate, Oh piadosísima Virgen María, que jamás se ha oído decir que ninguno de los que han acudido a tu protección, implorando tu asistencia y reclamando tu socorro, haya sido abandonado por Ti. Animado con esta confianza, a Ti también acudo, Oh Madre, Virgen de las vírgenes; y aunque gimiendo bajo el peso de mis pecados, me atrevo a comparecer ante tu presencia soberana. Oh, Madre de Dios, no desprecies nuestras humildes súplicas, antes bien escúchalas y acógelas benignamente. Amén.

 

Intenciones para cada día de la Novena

 

Día 1 (30 de agosto): “Por las Vocaciones Diaconales, Sacerdotales y Religiosas”

Oración: ¡Dios te salve!¡Cuanto se alegra mi alma, amantísima Virgen, con los dulces recuerdos que en mí despierta este saludo! Llénese de júbilo mi corazón al pronunciar el Ave María, para acompañar el gozo que llenó tu espíritu al escucharla de boca del Ángel, alegrándose así de la elección que de ti hizo el Omnipotente para darnos al Señor.

 

Día 2 (31 de agosto): “Por el Respeto a la Vida desde la Concepción hasta la Muerte Natural”

Oración: ¡María, nombre santo! Dígnate, amabilísima Madre, sellar con tu nombre el memorial de nuestras súplicas, dándonos el consuelo de que tu Hijo Jesús, las atienda benignamente para alcanzar pleno convencimiento en la práctica de nuestros deberes religiosos, sólida confirmación en las virtudes cristianas y continuas ansias de nuestra eterna salvación.

 

Día 3 (1 de septiembre): “Por las personas Inmigrantes e Indocumentadas”

Oración: Llena de Gracia. ¡Oh dulce Madre! Dios te salve, María, sagrario riquísimo en que descansó corporalmente la plenitud de la divinidad: a tus pies nos presentamos hoy para que la gracia de Dios se difunda abundantemente en nuestras pobres almas, las purifique, las engrandezca y, cada día, aumente más en ellas el verdadero amor a Dios y a nuestros hermanos.

 

Día 4 (2 de Septiembre): “Por la unidad de las Familias, para que el Señor continúe derramando su bendición sobre la Iglesia Domestica”

Oración: El Señor es contigo: ¡Oh Santísima Virgen! Aquel inmenso Señor, que por su esencia está en todas las cosas, está en ti y contigo de un modo muy superior. Madre mía, venga por ti a nosotros. Pero ¿cómo ha de venir a un corazón lleno de tanta suciedad, aquel Señor que, para hacerte morada suya, quiso con tal prodigio, que no perdieses siendo madre, tu virginidad? !Oh, muera en nosotros toda impureza!

 

Día 5 (3 de septiembre): “Por el fin del Comunismo, especialmente en Cuba, Venezuela y Nicaragua”

Oración: ¡Bendita tú entre todas las mujeres! ¡Tú eres, Oh Santísima Virgen María, la gloria de Jerusalén, tú eres la alegría de Israel, tú eres el honor de nuestro pueblo. Si por una mujer, Eva, tantas lágrimas se derramó en el mundo, por ti nos llegó la redención. Por eso, tú serás siempre bendita. Alcánzanos una fe viva y operante para considerar e imitar las grandes obras que en ti y por ti obró Dios.

 

Día 6 (4 de septiembre): “Por el fin da la Inhumanidad del Hombre contra el Hombre, los Pobres y los que padecen cualquier Necesidad”

Oración: ¡Bendito es el fruto de tu vientre, Jesús! Deploramos grandemente, purísima Virgen y amantísima Madre, que hayamos cometido tantos pecados, sabiendo que ellos hicieron morir en la cruz a tu Hijo. Sea el fruto de nuestra oración, que no cesemos de llorarlos hasta poder bendecir eternamente a Jesús, fruto bendito de tu vientre virginal.

 

Día 7 (5 de septiembre): “Por nuestros Niños, Adolescentes y Jóvenes Adultos, para que vivan su Fe en el Amor a Dios”

Oración: Santa María, Madre de Dios, tu mayor título de grandeza, tu mayor dignidad, Oh María, es haber sido elegida para Madre de Jesucristo, Hijo de Dios. De esta elección divina proceden todas tus gracias y prerrogativas. No olvides nunca que también fuiste designada por tu Divino Hijo, al pie de la cruz, como Madre espiritual nuestra. Que nunca nos falten fuerzas para mostrarnos como dignos hijos tuyos.

 

Día 8 (6 de septiembre): “Por los Gobernantes, para que sirvan al Pueblo de Dios con justicia y equidad”

Oración: Ruega por nosotros, pecadores. En ti, Virgen María, como en alcázar nos refugiamos. Aunque el vértigo de la vida y los enemigos del alma nos hayan despojado o puedan despojarnos de las preciosas vestiduras de la gracia, alejándonos de ti y de tu amado Hijo, nunca nos cierres las pertas de tu Sagrado Corazón.

 

Día 9 (7 de septiembre): “Por los miembros vivos y difuntos de la Archicofradía de N. Sra. de la Caridad”

Oración: Ahora y en la hora de nuestra muerte. Siempre estamos expuestos a perder la gracia de Dios y condenarnos. Haz, Santísima Virgen María, que por tu intersección nunca perdamos el favor de Dios; que en esta difícil lucha por la vida encontremos en ti la protección maternal que tanto necesitamos y una Abogada en la hora de nuestra muerte.