Preguntas Frecuentes “Ermita de la Caridad”

En cuanto a las Cenizas

¿Está permitido esparcir las cenizas de un difunto en el mar frente a La Ermita?

La respuesta es NO, debido a las enseñanzas de la Iglesia Católica universal sobre el respeto a la dignidad del cuerpo.

¡La cremación es lícita y las cenizas deben conservarse en un lugar sagrado!

  1. Cuando razones de tipo higiénicas, económicas o sociales lleven a optar por la cremación, ésta no debe ser contraria a la voluntad expresa o razonablemente presunta del fiel difunto, la Iglesia no ve razones doctrinales para evitar esta práctica, ya que la cremación del cadáver no toca el alma” ni tampoco niega “la doctrina cristiana sobre la inmortalidad del alma y la resurrección del cuerpo.
  2. La Iglesia “sigue prefiriendo la sepultura de los cuerpos, porque con ella se demuestra un mayor aprecio por los difuntos; sin embargo, la cremación no está prohibida a no ser que haya sido elegida por razones contrarias a la doctrina cristiana.
  3. Las cenizas deben mantenerse en un lugar sagrado, es decir, en el cementerio o, si es el caso, en una iglesia o en un área especialmente dedicada a tal fin por la autoridad eclesiástica competente.
  4. La conservación de las cenizas en un lugar sagrado (cementerio) ayuda a evitar “la posibilidad de olvido, falta de respeto y malos tratos, que pueden sobrevenir sobre todo una vez pasada la primera generación, así como prácticas inconvenientes o supersticiosas.
  5. Enterrando los cuerpos de los fieles difuntos, la Iglesia confirma su fe en la resurrección de la carne, y pone de relieve la alta dignidad del cuerpo humano como parte integrante de la persona con la cual el cuerpo comparte la historia.
  6. La Iglesia advierte por tanto que no puede permitir “actitudes y rituales que impliquen conceptos erróneos de la muerte, considerada como anulación definitiva de la persona, o como momento de fusión con la Madre naturaleza o con el universo, o como una etapa en el proceso de re-encarnación, o como la liberación definitiva de la ‘prisión’ del cuerpo”.
¿Quiénes Pueden Tomar Las Clases del Programa de La Ermita?

Todo adulto mayor de 18 años que necesite los sacramentos de iniciación cristiana: bautizo, comunión y confirmación; es elegible para participar en este ministerio. Ningún participante tiene “derechos” de admisión, esa autoridad reside exclusivamente en el Rector y los Vicerrectores del santuario de acuerdo al criterio aplicado a cada caso en particular.

PARA MAYOR INFORMACIÓN HACER CLICK AQUÍ